Archivo para septiembre, 2009

Resultantes de La Mercè

Posted in Musica / Musique on septiembre 29, 2009 by marie

En una lindísima ciudad llamada Barcelona existe cada año a finales de septiembre una fiesta.

“U- NA FIES-TAAAA???” se sorprendió el público.

“¿Que? ¿¿Barcelona ciudad de fiestas??”

Si si gente !!!  WELCOME en LA ciudad que por motivo de a ver esperate..

La Mercè siii patrona de la ciudad. Ok. Bueno. Pues por esto pues tu quien ni sabes quien es  tendrás derecho a 4 días de puros conciertos y espectáculos y todas exposiciones gratuitas, todas.

HIJOLEEE!! Gracias La ciudad !! Que en estos tiempos de crisis… El Ayuntament la rompe!

Es que resulta una fiesta realmente muy apasionante si te mueves bien. Primero para moverte bien hay que saber un poco la programación, básico, y establecer un itinerario preciso para poder verlo todo (nota por el año siguiente: tomar 2 días de vacaciones), segundo hacer la recarga de vigorizantes y comida preparada, y por fin atreverse un poquito e intentar el intercambio con los participantes dando el pass de “periodista freelance”.

Difícil de resumir todo lo aprendido, todo lo visto, todo lo vivido en estos cortos días pero dar una extensión a unos cuentas conversaciones musicales interesantes me parece necesario sino obligatorio, por el bien de la humanidad. 😉

Entonces ahora haremos un mini viaje musical hacia nuevas cosas, de cerca o de lejos vinculadas a la gente de la Mercè 2009.

Empezamos de frente con música electro. Hasta ahora muy poca investigada de mi parte, tengo que admitir que recibí unos muy buenos datos que iniciaron la busquedad. La compañera de piso de Rachid Taha durante unos años, Miss Kittin es una DJ francesa nacida en 1973. Propuso un sonido tan precursor por la época (premicios del electroclash) que se fue a Berlín donde se encontró totalmente en adecuación, y unos años después hizo su come back en Francia y creó un label.

Cambiamos de continente y descubrimos este excelente pianista de Republica Dominicana que se fue a Nueva York a sus 19 años y que desde entonces se volvió gran pianista de jazz y latin jazz, este Camillo nos saca el Hector Lavoe que todos llevamos a dentro sisi tu también…igual no importa si no sabes bailar … pon directo 2.11 vale negociable 2.20…

Seguimos bailando con mi favorito del fin de, una canción del álbum “Divan 2” de Rachid Taha sacado en 2007, canción sobre un pobre tío romántico que sufre de una novia un poco “libertina”, linda asociación de la trompeta media tapada con el violín que juntos y gracias a la alternancia de pausas resfuerza bien el lado retro kitsh del video:

Y ahora entramos en el mundo de los Naïve New Beaters, grupo de 3 jóvenes franceses encantadores y al sonido re fresco, con estas 2 sugerencias al nivel rítmico muy interesantes:

primero la de una banda de 2 chicos americanos creada en 2001 RATATAT y sus buenisimas percusiones “tetrisadas”:

y seguimos con la bomba funky de Prince que te trae directo al dance floor en la 0:53…pequeña subida irrestible (felizmente repetida 😉 ):

Antes de terminar difícil de no mencionar el alegre “yabidabida yabidabido” y su opuesta puntita melancólica que se escuchaba a todo volumen viernes por la Rambla del Raval, DJ Shantel, rey del mix de música gipsy :

Y bueno para acabar una canción descubierta también durante La Mercè que va muy bien para firmar y concluir este viajecito músical porque vamos hasta Brasil en los años 40 con la increible voz de Noriel  Vilela, y porque yo soy…

Capítulo 7 / Chapitre 7

Posted in Musica / Musique on septiembre 21, 2009 by marie

Bodan Litnianski

Posted in Pintura y arte grafico / Peinture et art graphique on septiembre 20, 2009 by marie

Bodan Litnianski es un señor ruso viejito que tiene en Francia un especie de sanctuario en el cual hace unos totems gracias a objetos encontrados, objetos que la gente ya no quiere y vota, muñecas entre todos y otras cosas rarisimas por un resultado muy sorprendente…

Bodan Litnianski est un vieux monsieur russe qui a en France un espèce de sanctuaire dans lequel il fait des totems grâce à de objets récupérés, pupets entre autres, et le résultat est assez surprenant…

Gogol Bordello / Nicolai Gogol

Posted in Musica / Musique on septiembre 16, 2009 by marie

Bueno empezamos con lo más reciente, Gogol Bordello, grupo de gypsy punk, detonante, formado en 1999 en NYC. De allí vamos a Nicolai Gogol que inspiró el grupo en su nombre. Nicolai Gogol es un escritor ruso (1809.1852) que como escribía en tiempo de censura utilizaba muchos elementos fantasticos para burlar al censor y describir de una manera la sociedad rusa en dicha epoca.

“La nariz” de Nicolai Gogol: http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/rus/gogol/nariz.htm

Commençons par le plus récent, Gogol Bordello, groupe de musique gitane punk, détonnant, formé en 1999 à NYC. De là passons à Nicolai Gogol (qui inspira le groupe pour son nom), qui fut écrivain russe (1809-1852). Ce dernier écrivant en temps de censure, utiliza beaucoup les éléments fantastiques pour détourner la censure et ainsi décrire la société russe à cette époque.


François Hadji Lazaro

Posted in Musica / Musique on septiembre 16, 2009 by marie

François Hadji Lazaro es un cantante, músico, productor francès que nació en 1956 en París. Se involucró en los grupos Pigalle y Les Garçons Bouchers en los años 80 y creó su casa de producción Boucherie Productions (embutidos producciones) y dentro sus producciones realizó el video “Mala Vida” de la Mano, a continuación.

François Hadli Lazaro est un chanteur, musicien et producteur français qui est né en 1956 à Paris. Il s´est investi dans des groupes tels que Pigalle et Les Garçons Bouchers dans les années 80 et créa une boîte de prod’ Boucherie Productions qui réaliza notamment le clip “Mala Vida” de la Mano.

Cleó & Lola

Posted in Cine on septiembre 12, 2009 by marie

“Cleo de 5 a 7” es la maravillosa película de Agnès Varda (Bélgica, 1928) directora de cine que creció en Sète (ver La plaza del partido socialista), realizada en 1961, el mismo año que “Lola” película dirigida por su esposo Jacques Demy (Francia 1931-1990), ambos del genero Nouvelle Vague.

Las dos películas se tratan de mujeres:  Cleo, una hermosa rubia cantante enferma, y Lola una encantadora morena bailarina. Les seguimos ambas en su búsqueda (de reconforte y de un amor passado), en un plazo temporal muy corto (menos de 2 horas para Cleo, 2 días en Lola).

Cleo se mueve en Paris y Lola en Nantes, ambas ciudades muy bien gravadas, con una preferencia por las tomas en el taxi de Paris.

Los directores eligieron gravar en blanco y negro y con una música de las mejores (con la colaboración de Michel Legrand por Lola y con el precioso tema “Sin ti” por Cleo) que hacen que las dos películas tanto por su forma y su fondo transmiten un ambiente único y dan unas ganas de crear incontrolables.

Cléo & Lola

Agnès Varda & Jacques Demy

“Cléo de 5 à 7” est le magnifique film d´Agnès Varda (Belgique, 1928) directrice de ciné qui grandit à Sète (voir La place du parti socialiste), qui fut réalisé en 1961 la même année que “Lola” film dirigé par son mari Jacques Demy (France 1931-1990), tout deux de courant Nouvelle Vague.

Les deux films parlent de femmes: Cléo, une belle blonde chanteuse malade, et Lola une charmante brune danseuse. Nous les suivons toutes les deux dans leur recherche (de réconfort et d´amour passé), dans un délais de temps très limité (moins de 2 heures pour Cléo et 2 jours pour Lola).

Cléo est à Paris et Lola à Nantes, les deux villes sont très bien filmées, avec une préférence pour les prises dans le taxi à Paris.

Les deux directeurs ont choisi le blanc et noir et une très bonne musique (avec la collaboration de Michel Legrand pour Lola et la touchante chanson “Sans toi” dans « Cléo de 5 `a 7 ») qui font que les films tant pour leur forme que pour leur fond transmettent une ambiance unique et donnent une envie de créer incontrôlable.

18

Posted in Musica / Musique on septiembre 10, 2009 by marie

Etapa de emancipación clave cuando vives en un pueblito en Francia y que por fin alcanzas los 18 años…

Tienes:

1.tu mayoridad legal,

2.tu baccalauréat,

3.tu permiso de conducir, entonces…

YA vas a poder irte a la ciudad… lejos de la autoridad familiar, de los platos caseros, de la ropa planchada, pero… libre de acción.

YA vas a poder salir de noche sin congelarte los dedos en tu Scooter… tendrás que esperar más tiempo al grifo para meter gasolina pero…libre de movimiento.

Ya vas a poder comerte el mundo, llenarte de cultura, de encuentros… añadirás 3 euros al precio de la entrada de cine pero…libre de pensamiento.

Pequeño flash back de esta linda época, llena de festivales, de locuras y caracterizada por esta ricísima sensación de libertad.

Un alejamiento por un mejor acercamiento..ahora te gusta bailar la “valse”.

Étape clef d´émancipation quand tu vis dans un petit village en France et que tu atteins enfin les 18 ans…

Tu as:

1.la majorité légale,

2.ton bac,

3. ton permis de conduire, donc….

Tu vas pouvoir te casser à la ville… loin de l´autorité familiale, des petits plats maison et des fringues repassés aussi mais… libre d´action.

Tu vas pouvoir sortir la Nuit sans te geler les doigts sur ton scooter…ok tu devras attendre plus de temps à la station service mais…libre de mouvements.

Tu vas pouvoir croquer la vie à pleine dent, te remplir de culture, de rencontres… tu ajouteras 3 euros au prix de l´entrée ciné mais…libre de pensées.

Petit flash back d´une belle époque, pleine de festivals et folies, et caractérisée par cette épanouissante sensation de liberté.

Un éloignement pour un meilleur rapprochement…maintenant tu aimes danser la valse.

ME FIJÉ EN SUS BRAGAS de Nuria Bato

Posted in Escritura / Ecriture on septiembre 8, 2009 by marie

Desde hace años cojo el tren de cercanías de las ocho y cuarto de Mataró a Barcelona. A esas horas siempre voy demasiado dormido como para leer el periódico. Suelo mirar por la ventana y perderme en ensoñaciones. Me estimulan los barrios periféricos creados así en vertical. Miles de vidas discurriendo unas encima de otras. Me gusta imaginar qué estará sucediendo en cada una de ellas a esas horas de la mañana. Probablemente el mismo ritual de cafés con leche, galletas y cepillos de dientes.

Muchas mañanas el tren para en un cruce de vías a la altura de la Verneda. Las fachadas traseras de las casas muestran su descuido, su condición de trastienda. Desde mi asiento, en esas demoras desacompasadas me entretengo mirando los tendederos. La proximidad del tren me permite adivinar muchas vidas. Enormes fajas: viven con la abuela. Camisetas deportivas: juegan al fútbol con los compañeros de trabajo. Vidas obreras, algunas en el filo de la marginalidad.

Hasta aquel día, eso habían sido entretenimientos de trayecto diario para vencer el aburrimiento. Como el que completa sudokus, sin más. Sin embargo, ese día algo cambió. Me llamó la atención una de las líneas de cuerda. En ella colgaban unas bragas finas, de blonda verde, un tono esmeralda que desencajaba totalmente con la vulgaridad del entorno. Me quedé prendido en sus brillos. En las otras líneas del tendedero, ropa de hombre y unos pantalones de niño. No, definitivamente aquellas bragas no congeniaban ni con el barrio ni con una condición de madre de familia. Desde entonces, mis desvaríos matinales se centraron en reconstruir la figura de la mujer que llevaba aquellas bragas. Fueron días de inquietud mientras conocía su colección de lencería: bragas de raso azul, de seda con flores rojas bordadas, tangas con incrustaciones plateadas… Objetos desubicados. Como me siento yo a veces.

Necesitaba verla. ¿sería una pelirroja, de pelo largo ondulado? ¿una rubia rellenita de ojos azules? Se me desbocaba el pensamiento. Su imagen había entrado en mis sueños. Aquellos días me agitaba inquieto en la cama hasta que sonaba el despertador.

Un día, yo no había pillado asiento, iba en la plataforma rodeado de brazos y sumido en esa mezcla de olores de desodorante y sudor de principios del verano. Y de repente la vi. Empujé a unos cuantos chicos y me aproximé a la puerta del tren. Pegué la cara y las manos al cristal. Algunas personas, al ver mi agitación, dirigieron la vista hacia el mismo lugar sin entender. Allí estaba ella, tendiendo unas camisetas de niño y unas sábanas. Era una mujer morena de unos treinta años. Llevaba la larga melena lacia recogida hacia un lado con un prendedor. Dejaba al descubierto un cuello largo y unos preciosos hombros perfilados por la clavícula. Me gustó, especialmente por la elegancia de sus brazos al extender la ropa, sus ademanes al recogerse el pelo que le caía sobre la cara, el modo cuidadoso de dejar las pinzas en el cestillo rojo que tenía en una repisa al lado de un geranio.

Desde aquel momento mi mente no se ocupó en otra cosa que no fuera encontrar el modo de llegar hasta ella.

Quizás no fue una idea ingeniosa, no sé. Al fin y al cabo soy un comercial, vendo componentes informáticos en papelerías y grandes almacenes. Traté de distinguir la marca del detergente situado encima de su destartalada lavadora. Por el color y el logo era Flota, sin duda. Me llevó solamente dos días trazar un plan para el encuentro.

Ese día me puse un traje marrón claro, ligero, fresco, elegante. Una camisa clara y una corbata azul. Reconozco que no soy muy guapo, pero soy alto y tiendo a la delgadez. Empieza a caérseme el pelo, eso sí, pero esa es mi única preocupación. Mi fuerte, sin duda, son mis ojos azules.

Así me encontraba en el rellano de su escalera esa mañana de junio. Llamé al timbre y me anuncié como representante de detergente con muestras de regalo. Ella llevaba el pelo suelto, un pantalón ancho y una camiseta a rayas sin mangas. Sus ojos eran tan negros como su pelo. Me parecieron brillantes pero sobre todo vivos, de una viveza para la que mi timidez no iba preparada.

–       Ehhh- balbuceé- estoy haciendo una encuesta ¿usted usa detergente Flota?

–       Sí. – me contestó con la puerta todavía entornada.

–       Ah, pues precisamente estoy buscando una persona que me pueda dar una opinión él. Soy del control de calidad de la empresa. Si responde a unas preguntas le dejaré dos paquetes de regalo, entrará en un concurso y le puede tocar un electrodoméstico para el hogar.

–       Ah, no sé… ¿es muy larga?

Creo que le di buena impresión, me invitó a pasar a la cocina.

Un niño de unos tres años correteaba por el salón. Se acercó a nosotros a hurgar en mi maletín. Nos sentamos en la cocina. En ángulo. La tenía a mi derecha. Era guapa, pero de no una belleza de esas de anuncio. Tenía los dientes un poco montados pero eso le daba incluso más gracia a su sonrisa. Hacía calor y yo sudaba a pesar de la ligereza de mi traje. Me fijé en los azulejos de flores amarillas y en los muebles de fórmica con las esquinas levantadas. Ese ambiente triste y cutre contrastaba con su mirada. Era directa, nada evasiva. Contestaba con naturalidad. Su voz era tenue, incluso cuando regañó al niño por tirarme del pantalón. Tenía un deje extranjero que yo relacionaba con lejanas latitudes. Y, aunque yo a esas alturas debería haber estado pensado en la zona corporal que vestía con sus bragas azules, me prendí de sus movimientos al coger un vaso de agua de un armario superior de la cocina. Quizás lo que más me atraía de ella era eso, su elegancia que destacaba en ese entorno de baldosas cuarteadas y sillas desvencijadas. Me despidió con una sonrisa, no sin antes advertirme que no creía en concursos ni en premios. Le dije que el sorteo se celebraría en dos semanas. Miré sus datos en la ficha. Se llamaba Amalia.

Pasé quince días muy agitado. En vilo. Esperando a llamarla para darle la noticia. Por supuesto había ganado el concurso. Pasaría el martes por la mañana a darle el vale de regalo si le iba bien.

Me presenté de nuevo en su rellano con un vale para un microondas. Llevaba la chaqueta en la mano y una camisa azul claro, creo que ese color resalta el de mis ojos. Ella estaba diferente. Los pantalones tejanos finos y ajustados resaltaban su figura y la blusa de flores, muy planchada le daba un aire distinguido. Me pregunté si se habría arreglado para mí y eso me llenó de torpeza. Me quedé allí atontado. Cogió el papel en sus manos y lanzó una carcajada abierta. Era la primera vez que ganaba un concurso. Me miraba divertida, a la vez nerviosa. Por fin dijo: – habrá que celebrarlo. ¿te apetece un café? –

Me senté en la misma silla que la ocasión anterior. La observaba mientras preparaba la cafetera.

–       El niño ha ido a jugar a casa de su amiguita, en el edificio de al lado. Aquí solo se aburre.

El olor a café inundó la cocina y le dio a la escena un aire cotidiano. Sus brazos quedaban muy cerca de los míos. Me ofreció galletas. Le pregunté por su acento y me contó que su madre era brasileña, una cantante bastante conocida en su país, murió cuando ella tenía veinte años. Se vino a España con una tía. Su marido era camionero, transporte internacional. Pasaba días fuera de casa. Hablamos mucho rato, me contó de Curitiva, su ciudad. Yo le hablé de Huelva, de mi separación, apenas de mi trabajo.

De vez en cuando el pelo le venía a la cara. Estaba tentado a retirárselo con una caricia, la tenía tan cerca… Finalmente era ella la que se lo recogía detrás de la oreja con un movimiento suave.

En un momento apartó la vista hacia la ventana. El ruido de un tren nos distrajo.

–       Yo cojo el tren cada día. Paso por aquí sobre las ocho y media- dije.

–       Ah.

Cuando miró el reloj habían pasado más de una hora. Los dos nos sentimos aturdidos.

– Tengo que ir a buscar a mi hijo- dijo, y me acompañó hasta el recibidor. Gracias por el regalo. Bueno, y por la compañía. Me ha dado por hablar y has perdido la mañana…

–       No. Es parte de mi trabajo.

Me fui de allí dando brincos. Mi corazón corría acelerado. En esa cocina, en ese tiempo, algo había pasado entre los dos.

Una vez en mi piso, me abatió una certeza. Ya no tenía ninguna otra excusa para volver a su casa. Quizás esa había sido la última vez que había estado con ella. Debería haberla acariciado. Esa noche apenas pude dormir.

Al día siguiente, miércoles, el tren paró como tantas veces en la Verneda. Su balcón estaba vacío. Fueron dos minutos interminables. Cuando el tren iba a arrancar ella apareció por la puerta. Miró hacia el tren. Se puso a regar los geranios. Me pareció que sonreía. Me dio un vuelco el corazón. Al día siguiente ella volvía a estar en allí, a la misma hora, colgando unos calcetines de niño.

Tenía sus datos en la ficha. Si al día siguiente la veía, esa sería una señal. La llamaría.

El viernes volvía a verla. Cogí mi móvil y la llamé. Era a un fijo.

Se metió en la casa.

–       Hola, soy Luis, estoy en el tren.

–       Hola… ¿Preparo un café?

Hay miradas que se juntan siempre en los recuerdos

Posted in Fotos / Photos on septiembre 8, 2009 by marie

sorry daddy

stop

Valérie Mréjen

Posted in Video on septiembre 7, 2009 by marie

mréjen

expo mréjen

El Palau de la Virreina acogió hasta hoy los vídeos de Valérie Mréjen, escritora y realizadora francesa.

Su trabajo se enfoca los diálogos o monologo de los protagonistas, dejando el aspecto estético del video totalmente de lado, su mensaje se transmite directamente gracias a una riqueza textual que se puede llevar al cómico, patético y extraño a la vez.  Unas escenas de la vida de cada día, de amigos, desconocidos, amantes, familiares diciendo mucho sobre el ser, su utilidad, su interacción con la sociedad.

Aunque su trabajo sea muy interesante en su totalidad 2 de sus obras mantuvieron más mi atención, el monologo del actor Bouvet sobre tú inutilidad en el mundo, excelentemente actuado, y el “Goûter” reunión fracasada de 2 vecinos alrededor de unos postres en descomposición.

Le Palais de la Virreina accueilli jusqu´à aujourd´hui les vidéos de Valérie Mréjen, écrivain et réalisatrice française.

Son travail se concentre sur les dialogues ou monologues des protagonistes, laissant l´aspect esthétique de la vidéo complètement minimaliste, son message se transmet directement grâce à une richesse des textes qui peut se révéler comique, pathétique ou bizarre à la fois. Des scènes de vie de tous les jours, d´amis, d´inconnus, d´amants, de la famille qui dissent beaucoup sur l´être, son utilité et interaction avec la société.

Bien que son travail soit intéressant dans tout son ensemble, 2 de ses vidéos ont d´avantage retenus mon attention, le monologue du remarquable acteur Bouvet sur ton inutilité dans ce monde et sur ta médiocre vie, et Le Goûter, réunion ratée entre 2 voisins autour de desserts en décomposition.