Insomnio

Dormía la luz encendida

Y decía que esta casa hacía ruido

Yo un poco sorprendida

Pensaba que a su edad no debía tener miedo.

 

Bastaba tener un abrazo suyo

Para que entre en un profundo sueño

No escuchaba las palabras de la madera

Y podía dormir la luz apagada.

 

Luego una noche de lluvia fría

Despierta por una pesadilla

Y angustiada por la ausencia de ruido

No reclamaba su abrazo,

 

Pero maquinalmente apretaba el botón

Para ver de este cuarto cada rincón

Necesitaba para reencontrar la calma

Que la luz sea encendida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: